Huerta y jardín [Aquilino Duque]

Para Ángel García López

Como rosa de fuegos de artificio
estalla, estrella azul, el agapanto.
Se arremolinan diez espadas verdes.
¿Qué sería del mundo si a la hora de la siesta
no se oyera el rumor de las cigarras
o al lubricán enmudeciera el grillo?
En el verano más atroz
siempre habrá un pozo de agua fresca
y una brisa que salte de poniente.
Y en la raya de mar del horizonte
la gran naranja del verano
se trueca en gajo de limón lunero.