Sin título [Onofre Rojano]

Agarrado al vacío,

caído en la nada, desplomado en vertical silencio;
flotando en la ignorancia de la tarde
que se aleja de mí, inunda el lugar del
efímero llanto de los arcaicos cocodrilos
como el tiempo que cruza las albercas.

Agarrado al aire de todo lo perdido,
sujeto nada más, a este calor implacable.

Sólo me sostiene un hilo de voz,
—leve murmullo—,
la corriente del habla que puebla el diccionario.

Inédito